Ir al contenido principal

Entradas

¿Qué comemos mañana?

Tras  dos o tres años bastante caóticos en el ámbito doméstico,  ¡hasta aquí hemos llegado!  Es el momento de tomar medidas y una de las primeras que he adoptado ha sido la de recuperar la costumbre de planificar los menús. No solo ahorrarás tiempo y dinero sino que además comerás mejor y de forma más saludable. Y además, te evitarás la pregunta maldita que todos nos hemos hecho alguna vez ¿Qué comemos mañana?  Hay quien planifica las comidas de todo el mes; otros, incluyen las cuatro comidas (desayuno, comida, merienda y cena) También quien deja fuera de la planificación el fin de semana; idea que comparto. Muchas veces no comes en casa, o tienes restos de comida de toda la semana o simplemente tienes tiempo para improvisar cualquier plato.     Hay muchas personas que adjudican  un día a cada tipo de alimento: lunes y jueves, legumbres; martes y viernes, pescado; pasta o arroz los miércoles. Esto puede simplificar bastante la labor. En mi caso, aunque si  procuro alternar los alimento…
Entradas recientes

Espejito, espejito mágico

La entrada de hoy debería tratar sobre la planificación de los menús semanales pero como aún está a medio redactar, sigo tirando de blog a modo de diario para llevar la cuenta de mis trabajos de reciclaje.

   Creo que comenté que la transformación de la cómoda, tuvo un efecto arrastre y me llevó a una redecoración de toda la casa (aún tengo pendiente el salón).  Hubo muebles que cambiaron de lugar; otros fueron sustituidos  y alguno incluso transformó su función. ¿Un ejemplo de esto último? El tablón de corcho que ahora es un magnífico espejo

   Las estanterías que antes tenía en la entrada de casa, pasaron a la habitación "puag" (así la bautizó mi sobrina hace muchos años). Como consecuencia de la nueva distribución,  quedaron  fuera un carrito donde colocaba el ordenador y un tablero de corcho.

  Mi primera intención fue llevarlos al trastero pero una vez terminado  la habitación, al ver el tablero de corcho apoyado  contra la pared me pareció que podría ser un espejo fabu…

En blanco y negro

Hace un par de meses me dio por pensar en los trabajos que había hecho este curso en restauración y descubrí que, pese a mi sentimiento de haber vagueado bastante (un viaje, una gripe, amén de otras circunstancias) eran bastantes.

  Se me ocurrió que ya que apenas he cocinado en este tiempo y por tanto no hay recetas que subir, si que podía aprovechar el blog como memoria de estos trabajos.

  Comienzo con la transformación de la cómoda, porque aunque no fue el primer trabajo (ni el segundo, ni el tercero) supuso un "efecto mariposa" que me ha llevado a redecorar toda la casa.


  Se trata de una cómoda de pino en color caramelo, de esas que estuvieron de moda en los años 90. Después de muchos años de servicio en su estado natural, decidí que era hora de un cambio de imagen.
    Para no tener que lijar demasiado, decidí pintar  el cuerpo de la cómoda en blanco, que luego envejecería, y teñir los cajones en color nogal. Sin embargo, descubrí que por mucho que volviéramos a l…

PICATOSTES

Hace unos días mientras el carnicero me preguntaba si el hígado que estaba comprando me lo preparaba para ponerlo encebollado, le respondí  que no porque no ténia cebollas en casa. A su comentario, "Al ajillo también está muy rico" tuve que contestar con un  "Pero tampoco tengo ajos"    Nada más decirlo me di cuenta del grado de abandono y desorganización en el que había cáido -de hecho,  estaba haciendo una compra de última hora porque no tenía comida preparada  ni demasiado tiempo para ello cuando llegara a casa.
  Va siendo hora de recuperar las buenas costumbres y organizar compras, planificar menús y cocinar y congelar para no volver a verme en esa situación  Y ya que vuelvo a meterme en la cocina, va siendo hora también de retomar esta otra que también tenía abandonada. 
  Creo que fue la emisión de la primera temporada del Ministerio del Tiempo el que me trajo a la memoria los picatostes y decidiera prepararlos para desayunar un domingo. 




  Los ingredient…

Ensalada "a lo que haya"

Hace unos días preguntaban en el blog Directo al paladar que hacíamos con el pollo de hacer caldo. Bueno, uno de los usos que yo le doy es emplearlo para esta ensalada.


  Tan solo tenéis que mezclar la lechuga (a mí me gusta la de hoja de roble, sola o mezclada con otra); el pollo, desmenuzado en trozos no demasiado pequeños; zanahoria en tiras -ayudaros del pelador de verduras; nueces; uvas pasas  y, para terminar, gajos de mandarina o trocitos de naranja. Salpimentáis y aliñáis con una vinagreta -le va muy bien la de miel o de mostaza. 

Si no os gusta la zanahoria cruda, podéis  cocerla y luego partirla en trocitos. También podéis sustituir la naranja por mango o melocotón natural o en almíbar. Si ralláis un poco de naranja le daréis un toque cítrico que le va muy bien. 


  Hay veces, muchas veces, en que te apetece cenar algo pero no tienes ninguna gana de cocinar. Puedes recurrir a las latas de conserva e improvisar una estupenda tosta o... puedes preparar una ensalada como es…

Naranjas gratinadas

Estamos en invierno y las naranjas   están siempre presentes en nuestro frutero; ya sea para tomarlas enteras o disfrutar de un rico zumo recién exprimido.   La receta que os traigo hoy es una manera distinta de saborearlas; como tantas otras, está sacada de Los postres de Reyes

   Tan solo necesitáis:
1 naranja por persona
Canela en polvo
Azúcar moreno


  Partís cada naranja  en dos; espolvoreáis cada una de las mitades con un poco de canela en polvo y azúcar moreno y lo metéis en el horno a gratinar durante unos cinco minutos. Una vez pasado ese tiempo lo sacáis y listo para comer.

  Si queréis y no van a tomarlo niños,  podéis añadir un chorrín de brandi, oporto o algún otro licor. Incluso podéis flambearlo. Es una buena idea si queréis servir las naranjas como postre de una comida -en ese caso, incluso podéis añadir una bola de helado, junto a ellas.

Very easy!

Lombarda con manzana

La lombarda morada  es una verdura de invierno y además uno de los platos que no faltan nunca en la mesa familiar en Nochebuena. Es típico también de la cocina alemana por eso no me sorprendió cuando en una de las comidas, durante el viaje, venía como guarnición en un plato de salchichas. Lo que si me causó asombro que la persoan a la que iba destinada el plato  confesara que no sabía lo que era ya que nunca lo había visto.  La que hoy os traigo es una receta alemana, sacada del libro de cocina Bon Apetit que viene (o venía) con las ollas AMC (también alemanas). Es muy sencilla de preparar y está francamente buena.

 Ingredientes para cuatro personas: 
media lombarda (equivale más o menos a 600/750g)
1 o 2 manzanas (mejor si son un poco ácidas)
sal y pimienta
6 clavos

1 cebolla pequeña
 vinagre y azúcar según gusto


  En primer lugar, se  lava la lombarda, se parte en cuartos y se le quita el tronco (es ahora cuando yo  la lavo). Se parten los trozos en juliana, poniéndolos a conti…